Pa’i Carlos; sesenta años al servicio de la Iglesia Católica

Padre Carlos Thibodeaux (Pa’i Carlos) cumplió ayer 60 años de sacerdocio, y vaya que es un valiente servidor de Dios, desde muy joven dejó su familia, su país, sus amigos, y se dedicó por completo a la Iglesia Católica. Estuvo mucho tiempo en Santa Rosa, San Patricio y actualmente en San Ignacio Misiones.

Por Benigno Bordón, periodista

Este hombre siempre sirvió a Dios con alegría reflejada en su rostro; desde que pisó tierra guaraní, recorrió varios rincones del suelo misionero; su juventud y su vejez dedicó a la evangelización, se le habrá presentado muchos obstáculos, pero jamás torció su voluntad de servir a su pueblo.

»Fue un honor haber compartido con él anoche sus 60 años de sacerdocio, gracias al Hacedor Supremo por enviarnos un sacerdote como, el Padre Carlos».

P. CARLOS THIBODEAUX (NOR)

Nació el 3 de febrero de 1929 en los Estados Unidos de América, ingresó a la Compañía de Jesús en el Noviciado de Grand Coteau (Los Ángeles, USA) el 30 de julio de 1946.

Fue ordenado sacerdote en Spring Hill (USA) el 17 de junio de 1959. Hizo la Tercera Probación en Bélgica en los años 1960 a 1961. Pronunció los últimos votos el 15 de agosto de 1976 en Grand Coteau (USA).

Pertenece a la Provincia de New Orleans y esta aplicado a la del Paraguay desde el año 1980. En los últimos 15 años de su vida ha estado en la Parroquia Santa Rosa de Lima, San Patricio y San Ignacio de Loyola (Misiones), colaborando silenciosa y sacrificadamente en las actividades parroquiales.

Es admirado por todos los jesuitas, religiosos/as y el pueblo de Dios por su bondad, entrega y espíritu de sacrificio. Se ha ganado los corazones de tantos fieles con su generosidad, simpatía y apertura a la cultura paraguaya.

Su sensibilidad por las necesidades del pueblo le ha impulsado a buscar limosnas en USA y a convertirse, de hecho, en limosnero de los pobres.

Actualmente, es el Espiritual del Noviciado Jesuita, Capellán de las Hermanas Vicentinas de Zagreb y del Hogar de Ancianos de nuestra comunidad.