Más internados por chikungunya y temen que para febrero sea peor

Una bebé de dos meses está en UTI a causa de la enfermedad. A las autoridades  de salud les preocupa la gran cantidad de casos. Hubo reunión con intendentes y autoridades sanitarias.

Vuelos peligrosos. La expansión de los casos de chikungunya, transmitida por el Aedes aegypti, anticipa un panorama epidemiológico poco alentador para el país en las siguientes semanas.

Durante la conferencia de prensa semanal del Ministerio de Salud Pública (MSP), se informó que 58 personas se encuentran internadas a causa del chikungunya.

De dicha cantidad, nueve están en terapia intensiva. Entre ellas se encuentra una bebé de dos meses.

“Es una bebé que está internada en el Hospital Pediátrico de Acosta Ñu. Es oriunda de Ypané”, detalla el doctor Guillermo Sequera, responsable de la Dirección General de Vigilancia de la Salud, del MSP.

El Departamento Central y la capital del país se constituyen en el epicentro de los casos de chikungunya, refiere Sequera.

“Semana tras semana no hay un descenso. Central y capital siguen en aumento. Y se están sumando otros departamentos con números más pequeños por tener menor población”.

Inquietud. El responsable de Vigilancia de la Salud comenta un hecho que le llama la atención. También genera preocupación.

Con Covid y con dengue, las notificaciones en la primera quincena de enero suelen tener una tendencia a menores números.

Ello ocurría, según explica Sequera, porque las ciudades registraban poco movimiento, debido a que muchas personas están de viaje o de vacaciones.

La situación empieza a cambiar a finales de enero y principio de febrero, cuando se recupera el ritmo de movilidad habitual.

“¿Qué pasa con la chikungunya? Que en enero está tomando fuerza. Entonces si en enero, mientras estamos quietos, estamos tranquilos pasa esto, no quiero saber lo que va a ser en febrero”, alerta el referente de salud sobre el futuro epidemiológico.

Sequera señala que actualmente se está en una epidemia de arbovirosis. Aún no se puede hablar de que sea solo de chikungunya, ya que también van aumentando los casos de dengue.

Recuerda que el 90% de los casos están en Asunción y Central. La situación se inició en las ciudades de Limpio y Mariano Roque Alonso.

Luego fue expandiéndose a otras zonas de estos dos centros poblacionales con gran cantidad de habitantes.

San Lorenzo es una ciudad por la cual Sequera realizó una particular observación, debido a su densidad poblacional.

“Probablemente es una de las ciudades más densamente pobladas del área metropolitana y del país. Cuando se enferma San Lorenzo, se enferma prácticamente todo el eje metropolitano”.

Ante esta situación, insta a que ahora se tomen las medidas para evitar la expansión de la enfermedad.

Enfatiza que de nada sirve trabajar con San Lorenzo o que dicha ciudad haga lo suyo, si otras no se suman a la tarea de eliminar criaderos y otras medidas sanitarias.

Capiatá, Lambaré, Fernando de la Mora, Luque, Areguá, son otras ciudades que presentan un aumento importante de casos de chikungunya, según describe

Insta también a la población a acudir a la consulta médica en caso de presentar síntomas. Más aún si se presentan los signos de alarma propios de la chikungunya.

La recomendación se enfatiza sobre todo en las personas adultas mayores y en los niños pequeños.

Covid. Dentro de la actualización epidemiológica, Sequera informa que se registró nuevamente un descenso de casos confirmados de Covid.

El número de casos confirmados de Covid-19 asciende a 862. La cantidad de fallecidos es de 12 a causa de la enfermedad. Los nuevos casos representan una disminución del 62% en comparación a la anterior semana. En ocho semanas hubo 132 decesos a causa del virus.

Titular de SEN enciende indignación por cubiertas

En pleno verano, con sequía, temperaturas que rondan los 40 grados y proliferación de mosquitos, se sumó otro elemento combustible.

Durante la reunión en la que participó el ministro de Salud, Julio Borba, la titular de la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN), Gladys Zunilda Borja, propuso quemar cubiertas como medida para combatir al mosquito Aedes aegypti.

“Estoy escuchando que una de las mejores maneras de eliminar criaderos es la quema de las cubiertas”, lanzó.

Borja fue más allá. Señaló que verificarán el presupuesto de la SEN para que una empresa privada pueda realizar dicha labor.

El ministro de Salud estaba a su lado. Al escuchar la propuesta inverosímil, giró rápidamente la cabeza, la miró de frente con gesto petrificado. Luego empezó a dibujar una leve sonrisa en su rostro. En la curva del gesto podían leerse el espanto y estupefacción. Luego giró la cabeza de un lado a otro, desaprobando la propuesta, como diciendo al mismo tiempo “basta”.

La quema de cubiertas constituye un riesgo para la salud y también para el medioambiente.

Estos artículos son fabricados con elementos que contienen sustancias altamente contaminantes y que pueden afectar a las vías respiratorias.

Acuerdos. Autoridades de Salud Pública y municipales de Central se reunieron ayer para coordinar estrategias conjuntas. Con ello se involucra a los municipios para hacer frente a la actual expansión de chikungunya.