Joven quedó con muerte cerebral, su familia donó sus órganos y regaló vida a otros pacientes

Tras un percance vial, un joven quedó con muerte cerebral y sus familiares decidieron donar sus órganos a otros pacientes, ya que un hermano del fallecido había sido trasplantado en el pasado.

Un paciente de 24 años de edad con muerte cerebral tras un diagnóstico de traumatismo craneoencefálico grave, se encontraba internado en la terapia intensiva del Hospital Regional de Paraguarí. La familia, mediante el trabajo de procuración de la Dra. Lourdes Orué, decidió donar sus órganos.

Sus familiares tuvieron el gesto altruista, entendiendo que justamente un hermano del fallecido también había recibido años atrás el órgano gracias a una donación cadavérica.

Esta donación posibilitó que una comerciante aregueña de 30 años, madre de dos niños y paciente del Hospital de Clínicas, sea beneficiada con el trasplante de un riñón.

El jefe del Departamento de Trasplante, Dr. Agustín Saldívar, comentó que la señora llevaba ya un año y medio de diálisis, y mediante la donación va a dejar de depender de la máquina a la cual se conectaba tres veces por semana, en sesiones de cuatro horas cada vez. “Es una comerciante de 30 años, tiene dos niños y creemos que con este acto de donación de órganos va a poder llevar una vida diferente, mejor de la que estaba viviendo”, manifestó.

Informó que el otro riñón fue para un paciente del IPS; el corazón se utilizó en un retrasplante realizado en el Hospital Pediátrico Niños de Acosta Ñu, las córneas fueron para un banco de ojos y los tejidos óseos para el Banco de Tejidos del Hospital de Clínicas, para ser preparados a fin de ser utilizados en pacientes que necesiten.