DEA, detrás de negocios conjuntos de PCC y mafia italiana en Paraguay

Informes de las agencias de inteligencia indican que la cocaína que llega a Europa es manejada por el PCC y responde a la mafia italiana ‘Ndrangheta. El contrabando de cigarrillo usa la misma ruta.

La DEA de Estados Unidos trabaja con la Fiscalía Antimafia italiana porque sospechan que la mafia de ese país estaría operando en territorio paraguayo.

Informes de inteligencia internacional apuntan que el grupo delictivo obtiene cocaína de proveedores y que luego se contrata al Primer Comando de la Capital (PCC) para trasladar al puerto Santos (Brasil) y desde ahí ingresar al mercado europeo.

Se sospecha que el asesinato del empresario Mauricio Schwartzman fue ordenado por estos grupos criminales.

En los documentos que manejan en EEUU e Italia se confirma que el contrabando de cigarrillos maneja la misma ruta de la droga y recibe protección del grupo de narcotraficantes del PCC.

En un cruzamiento de datos sobre trabajo de inteligencia de São Paulo (Brasil), señala que recursos de dinero (reales) provenientes de prácticas delictivas estarían siendo contrabandeados masivamente a Paraguay utilizando la misma red de transporte que trae armas, drogas y cigarrillos y otras mercaderías de contrabando.

“Una vez en Paraguay, los reales en efectivo serían entregados a la casa de cambio, que a su vez los entregaría a los importadores, distribuidores de bienes de China, quienes luego entregarían los fondos a los bancos paraguayos con el argumento de que habían recibido estos reales de Paraguay”, refiere el informe.

En el informe antimafia italiana como en Brasil coinciden en sostener que el contrabando de cigarrillo que sale de Paraguay usa la misma ruta que el PCC para oxigenar a ‘Ndrangheta, que termina liderando la distribución de la droga en el mercado italiano.

casi todo el mercado. La ‘Ndrangheta maneja el 80 por ciento del comercio de cocaína que ingresa a Europa, según los informes registrados por Antimafia de Italia.

Paraguay ingresó en el radar internacional en el momento del seguimiento de la ruta de la droga. Hubo una serie de operativos que revelaron un esquema utilizado para enviar los narcóticos.

El Ministerio Público llegó a imputar al empresario y ex dirigente deportivo Diego Isaac Benítez Cañete, quien habría realizado entre los meses de diciembre de 2020 hasta febrero de 2021 actividades tendientes a remitir a Israel un cargamento de 16.174 kilos de cocaína ocultas en contenedores. Este producto cayó en Hamburgo, Alemania.

Otro caso que retumbó en el país fue el cargamento que complicó a Cristian Turrini (ex ministro de la era Federico Franco), quien cayó en el operativo que desmanteló 2.906 kilos de cocaína incautada en octubre de 2020 en un puerto en Villeta. Hasta el momento las investigaciones y operativos realizados en territorio paraguayo solamente apuntan a los peones o prestanombres de las firmas. Sin embargo, no sale a luz el nombre del principal operador de la droga.

Otro cabo suelto es el caso del uruguayo Sebastián Marset, quien formó parte del Club Deportivo Capiatá y sería uno de los nexos de la organización criminal. Se encargaba de enviar cocaína a puertos de Europa y África.

Proveedores locales. En el informe de Insight Crime se menciona que “la mafia italiana se traslada a la fuente”. La misma menciona que una investigación multinacional descubrió una amplia conspiración de tráfico de cocaína y lavado de dinero que involucraba a Colombia con Italia.

Refiere que la participación de los italianos en el comercio de la cocaína es anterior al auge de los carteles colombianos. Existen registros que datan de 1972, de miembros de la mafia detenidos en Brasil por tráfico de la droga.

Insight Crime menciona el nombre de Nicola Assisi. Según los informes, se convirtió en uno de los grandes operadores de cocaína cuando heredó la agenda de contactos del legendario traficante Pascuale Marando. Se hizo cargo de las redes de suministro que uno de los pioneros había dejado en Latinoamérica.

“La relación entre Assisi y el PCC es además típica de las redes de tráfico italianas actuales, en la que los operadores contratan grupos criminales locales para manejar las exportaciones”, menciona el informe de Insight.

Remarca que “Assisi obtiene cocaína de proveedores de Perú, Paraguay y Brasil. Luego contrata al PCC para trasladar la cocaína al puerto de Santos y enviarla a Europa, donde sus clientes de ‘Ndrangheta están a la espera”.

a ultranza. Durante el mayor operativo antidrogas que contó con el apoyo de la DEA y Europol, se realizaron varios allanamientos, entre ellos a una estancia denominada Agroganadera Rancho Alegre, que tiene una extensión de casi 2.000 hectáreas en la zona conocida como Paso Mburu, Horqueta (Concepción).

Los documentos de registros en Ministerio del Ambiente y Senacsa indican que el inmueble figura a nombre de Claudecir da Silveira, quien tiene una fuerte vinculación –a través de CDF SA– con el negocio de cigarrillos de la empresa de Horacio Cartes (Tabesa), de la que fue el mayor comprador hasta el 2019. Durante el operativo fiscal, apuntaron que la propiedad pertenecería al clan Insfrán.

Este es uno de los objetivos de los investigadores brasileños, considerando las acciones emprendidas para descabezar el contrabando del cigarrillo y su vinculación con el tráfico de armas y de drogas.

85.000 dólares es el precio por kg de la cocaína con destino final a los mercados europeos, según datos oficiales.///UH