Cómo actuar ante incendios para cuidar la salud

El Ministerio de Salud informó que respirar el humo puede ocasionar tos, dificultad para respirar, irritación en los ojos y garganta, rinorrea, bronco-obstrucción, dolor de pecho, cefalea, crisis de asma, cansancio y decaimiento. En tal sentido, brindó recomendaciones sobre cómo actuar para cuidar la salud.

Ante la gran cantidad de incendios ocurridos en distintos puntos del país, la cartera sanitaria brindó algunas recomendaciones a la ciudadanía a fin de prevenir efectos adversos de salud.

En ese sentido, indicó que la población infantil constituye uno de los grupos más vulnerables, sobre todo los niños pequeños, así como las embarazadas, los adultos mayores y las personas con problemas respiratorios y cardiovasculares, teniendo en cuenta que los incendios provocan la contaminación del aire.

Por ello, respirar el aire contaminado por los focos de incendios puede producir efectos negativos en la salud de diversas maneras, cualquier persona, incluso aquellas sanas, al exponerse a una cantidad suficiente de humo de incendio en el aire, compuesto por una mezcla de gases y partículas pequeñas, puede ser afectada.

Así también, inhalar el humo puede ocasionar: tos, dificultad para respirar, irritación en los ojos y garganta, rinorrea, bronco-obstrucción, dolor de pecho, cefalea, crisis de asma, cansancio y decaimiento.

RECOMENDACIONES

• Si se encuentra cerca de un incendio forestal o industrial, evacúe el lugar.

• Evitar permanecer a menos de 300 metros a la redonda del incendio.

• Si se encuentra alejado a más de 300 metros a la redonda, quédese en la vivienda, con puertas y ventanas cerradas, sin utilizar el aire acondicionado.

• Informarse sobre la calidad del aire local.

• De ser posible, permanecer dentro de la vivienda. Mantener las puertas y las ventanas cerradas, para evitar que ingrese el humo. No utilizar el aire acondicionado.

• Evitar la contaminación del aire interior de la casa: no fumar, no encender velas, chimeneas, fogones, no barrer ni sacudir el polvo de muebles u otros objetos. En caso de hacerlo, utilizar trapos mojados.

• Mantenerse hidratado con agua.

• En caso de que sea imprescindible salir de la casa, debe utilizar mascarillas o barbijos de protección. Las apropiadas son las N95, KN95 o P100, sobre todo, para aquellas personas que presentan enfermedades respiratorias o cardiovasculares.

• En estas condiciones, evitar la práctica de actividades recreativas al aire libre.

• En caso de ser portador de enfermedades respiratorias, como asma, EPOC, siga las indicaciones de su médico, en cuanto al tratamiento recomendado. Si los síntomas empeoran, acuda a la USF o servicio de salud más cercano a su domicilio.//HoyDigital